Wednesday, January 2, 2008

De la ducha y sus beneficios


Yo crecí en lo que podría calificar como una familia muy representativa de la cultura tica.

No teníamos muchas cosas, pero no recuerdo haber sentido que algo falto alguna vez.

Entre esas cosas que tuve de forma limitada, y que nunca extrañe, fue el acceso a servicios médicos privados. Si bien, como tico crecí sintiendo orgullo por el sistema de salud publica de mi país, uno "sabe" que esta ahí por si se requiere algo serio, no alcanza para medicina preventiva.

Afortunadamente, existía la ducha. Una ducha era la receta para cualquier mal menor; un dolor de cabeza, malestar por un resfriado, pereza, dolor por una caída, etc.. Si bien la receta a veces indicaba que tenia que ser con agua fría, creo que soy de la generación del baño con agua caliente.

Ahora con treinta años y una hija de tan solo dos meses, algunas cosas para mí han cambiado. Ha diferencia de años atrás, tengo mucho más acceso a servicios de salud privados del que tuve años atrás, en buena parte gracias a los beneficios que nos ofrecen las empresas donde tanto mi esposa como yo laboramos.

No obstante, quiero que mi hija se crié bajo la misma filosofía. Una ducha suele ser mejor alternativa que un medicamento y no porque una uña duela hay que salir corriendo a ver un médico.

Por fortuna, y de forma espontánea, para Julia desde ya la ducha... es una dicha!

No comments:

Post a Comment

 
Serendipity template design by Deluxe Designs